Niñas y niños padecen el infierno de la migración

Luego de que EEUU intentara imponer sanciones contra México y de que este último aceptara cargar con la mayor responsabilidad del éxodo centroamericano que se intensificó a finales de 2018, las criticas se han volcado hacia la gestión de Andrés Manuel López Obrador y su política de asistencia a los migrantes.

Esta vez, acusan al gobierno mexicano de no dispensar una adecuada atención para los niños, niñas y adolescentes que por alguna razón ingresan al país con sus familias para intentar llegar a la frontera con EEUU.

De acuerdo con informes de Organizaciones No Gubernamentales y denuncias de familias migrantes, hacinamiento, plagas y falta de alimentos son algunos de los problemas a los que se enfrentan los menores de edad una vez que ingresan bajo el cuidado del Estado mexicano.

En sus informes, retratar de manera especial la situación de un albergue ubicado en Ciudad de México, capital del país, en donde murió una niña guatemalteca en el mes de mayo. Allí, los niños que ingresan salen padeciendo enfermedades de la piel ocasionadas por la poca higiene de los colchones y sábanas.

Las ONG denunciantes, aseguran además que los niños son tratados como delincuentes pues sólo pueden ver a sus padres tres veces a la semana durante apenas 15 minutos.

Esta situación afecta a más de 33 mil menores de dad que han sido detenidos por México, sólo en lo que va de 2019. Una estadística que ha crecido de forma abrupta por los controles migratorios que López Obrador tuvo que imponer, bajo la amenaza de sanciones que profirió en más de una oportunidad el gobierno de EEUU.

El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) constató en una visita en junio que la estación en Iztapalapa (sur Oriente de Ciudad de México) no cumple con las recomendaciones de higiene, alimentación, atención médica y seguridad emitidas en 2018 para prevenir la tortura y el maltrato. Una de las situaciones que más condena el informe es que existan sólo cuatro médicos en rotación para atender a más de 400 niños que viven en el albergue.

El informe del MNPT detalla que la situación de este centro se repite en otros 10 albergues del país. Lo preocupante de la situación es que cuando llegan a México, la mayoría de los migrantes ya han padecido otro tipo de abusos y tortura en manos de coyotes.

Este ciclo ha provocado cuadros graves de depresión y estrés tanto en adultos como en niños.

ARG

Artículos relacionados