Lieberman quiere la “solución final” en Palestina

La presión internacional ha provocado que nuevamente el gobierno de Israel frene la masacre de palestinos, al menos de manera temporal, declarando un alto a las hostilidades comenzadas la semana pasada y que cobraron la vida de 7 palestinos en Gaza.

La decisión provocó la renuncia del ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, quien calificó la medida tomada por el gobierno de Benjamín Netanyahu, como una «capitulación ante el terror», pues el funcionario era partidario en esta ocasión, como lo ha manifestado antes, en ejecutar acciones militares “duras y decisivas” contra la Franja de Gaza. La renuncia de Lieberman hace fracasar de momento la política de exterminio de la población árabe de la región.

Lieberman es partidario de la solución final contra Israel

Avigdor Lieberman es un militar y político de origen moldavo, que a los 21 años se instaló en Israel para comenzar su carrera diplomática en defensa del sionismo. Perteneció al  partido Kach, ilegalizado en 1988 por sus posturas antiárabes y que fue incluido en la lista de organizaciones terroristas por parte de Estados Unidos y la unión Europea.

Desde muy joven se dedicó a diseñar incursiones genocidas en los territorios ocupados que Israel arrebató a Palestina. Su propuesta de ceder territorios de la región de Wadi-Ara, en Israel, a cambio de los asentamientos judíos que se encuentran en Cisjordania, está basada en argumentos estrictamente racistas, ya que el político sostiene que los rasgos de esa población residente en Israel, son más parecidos a los palestinos que a los israelíes.

Partidario de bombardear Teherán, asesinar a Yasser Arafat y “no dejar piedra sobre piedra… destruir todo” en Cisjordania, Lieberman expresa a viva voz lo que muchos sionistas no hacen por pudor.

El sionista no es muy popular en los países árabes

El movimiento palestino Hamas ha declarado “una victoria para Gaza” la renuncia de este ministro israelí.

Artículos relacionados