Caso Kashoggi sigue pasando factura a Arabia Saudita

El asesinato del periodista Jamal Kashoggi y la participación del país en la guerra de Yemen le está costando caro a Arabia Saudita. Este jueves, Dinamarca suspendió la venta de armas a esta nación y se unió a la decisión tomada por Alemania hace tres días de cancelar cualquier tipo de exportación de este rubro prevista para Riad.

De acuerdo con Anders Samuelsen, canciller danés, explicó que esta medida fue tomada luego de las conversaciones que se dieron el pasado lunes con sus homólogos de la Unión Europea. La decisión afecta también a productos de doble uso, civil y militar, que pueden utilizarse para violaciones de los derechos humanos.

Francia también impuso sanciones en las que prohibe viajar a su país a 18 ciudadanos saudíes, vinculados con el asesinato de Khashoggi.

«Dinamarca ya tiene prácticas muy restrictivas en esta área, pero espero que la decisión danesa pueda generar un mayor impulso y lograr que más países de la UE apoyen una implementación estricta del marco regulatorio de la UE en esta área», resaltó Samuelsen.

Kashoggi, quien se desempeñaba como colaborador del diario de EEUU The Washington Post, desapareció el pasado 2 de octubre en el consulado saudí ubicada en Turquía.

Ante la creciente presión internacional por la desaparicipon del periodista, Riad admitió primero que Khashoggi había fallecido en «una pelea» dentro del consulado; luego, que fue víctima de «una operación no autorizada» y, finalmente, que se trató de un crimen premeditado, por lo que se encuentran arrestadas 18 personas.

ARG

Arabia Saudita desvía la mirada en el caso Khashoggi

Artículos relacionados