Francia se aplica para solucionar sus conflictos

El primer ministro francés, Edouard Philippe, ha iniciado una ronda de reuniones para recibir a líderes de los partidos políticos del país con el objetivo de encontrar soluciones al conflicto con los chalecos amarillos y sortear las protestas que afectan a toda la nación.

Fue el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien instó a Philippe a reunirse con los jefes de los partidos con representación parlamentaria y con los representantes de los manifestantes, sin dar una fecha concreta, con la voluntad de dialogar. Asimismo, solicitó debatir sobre la adaptación del dispositivo de mantenimiento del orden en el futuro.

El pasado viernes, Philippe convocó a una representación de los chalecos amarillos con la que esperaba debatir sobre la situación. Sin embargo, sólo dos miembros de la agrupación se presentaron a la cita: uno que quiso guardar el anonimato y otro que se marchó minutos después de llegar ante la negativa del primer ministro a que se filmara la reunión.

El Ejecutivo insistió la semana pasada en que no se echará atrás en la subida de las ecotasas y no parece dispuesto a flaquear ante las demandas de los manifestantes.

Ante esta nueva convocatoria, queda pendiente conocer si el Gobierno de Macron está dispuesto a acceder a la primera reivindicación de los chalecos amarillos que supone anular la subida de los impuestos a los hidrocarburos programada para el 1 de enero.

Mientras tanto, los chalecos amarillos continúan sus acciones en protesta por las medidas de Macron que incluyen el cierre de rotondas, autopistas, carreteras y accesos a complejos petroleros en diversos puntos del país, entre ellas el bloqueo de la frontera con España en Le Perthus.

ARG

Las calles de Francia vuelven a gritarle a Macron

Artículos relacionados