Fantasma del terrorismo sobrevoló Toronto

Poco a poco, en medio de la tragedia, afloran detalles sobre el atropello masivo en Toronto, en el que murieron 10 personas y 14 resultaron heridas.

Los primeros indicios apuntan a que la causa del ataque en la mayor ciudad de Canadá fue el presunto trastorno mental que sufre, Alek Minassian, un canadiense de 25 años.

Minassian fue detenido poco después de subirse con una furgoneta a una acera y arrollar a transeúntes en el centro de Toronto. El hombre compareció en la Corte de Justicia de Ontario y le fueron leídos los cargos en su contra: 10 acusaciones por asesinato en primer grado y 13 por tentativa de asesinato.

El primer ministro, Justin Trudeau, descartó que fuera un acto terrorista. “Las investigaciones continúan pero ya está bastante claro que no hay conexión con la seguridad nacional”, dijo.

La policía de Toronto señaló que el hombre no estaba fichado anteriormente y medios locales aseguraron que se trata de una persona sin afiliaciones religiosas o políticas conocidas.

Amigos del acusado sostienen que había estudiado en una escuela secundaria para alumnos con necesidades especiales y recientemente terminó sus estudios en informática. Aseguran que el joven sufrió un accidente y entró en pánico. Poco antes de ser detenido, Minassian pidió a la policía que le tiroteara y amenazó con tener un arma, lo que resultó ser falso.

Corea del Sur informó que dos personas de dicha nacionalidad murieron en el atropello y otra más fue herida. Jordania también confirmó la muerte de uno de sus nacionales. Muchos de los muertos e heridos son extranjeros y mujeres. Toronto es una de las ciudades más multiculturales del mundo. Cerca del 50% de sus 2,7 millones de habitantes nacieron en otro país.

ER

Artículos relacionados