Fabricio Ojeda, el eterno insurgente

Fabrico Ojeda, ilustre venezolano conocido por su lucha contra la dictadura Perejimenista y por su combate contra el Pacto de Punto Fijo, nació el 6 de febrero de 1929. Militó desde muy joven en la  izquierda venezolana y  fue el primero en la época del puntofijismo en convocar a una Asamblea Constituyente para hacer la Revolución Venezolana.

FABRICIO OJEDA 4

Fabricio en la historia de Venezuela

A los 17 años se inició en la actividad política, inscribiéndose y convirtiéndose, a partir de 1949, en líder del Partido Unión Republicana Democrática (URD). El 23 de agosto de 1952, a los 23 años de edad, es detenido en Maturín a manos de los órganos de inteligencia de la Seguridad Nacional, que para el momento reprimían a los que planteaban cambios estructurales en la sociedad. En 1955 estudió para periodista en la Universidad Central de Venezuela. Un año después ya estaba trabajando en El Nacional, cubriendo la fuente política. En el año 1957 comienza su fiel militancia y organiza el movimiento civil de resistencia a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en las filas de la Junta Patriótica, de la cual fue presidente. En 1958 resultó electo diputado por el Distrito Federal, cargo del que se separó en junio de 1962, con una renuncia pública también para sumarse a los guerrilleros que operaban en diferentes frentes del país. Fue conocido como el comandante “Roberto” en Las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional.

Haciendo un recorrido por la historia, recordamos que Fabricio Ojeda fue nombrado diputado al Congreso por la URD, luego de las elecciones generales de 1958, donde obtuvo la victoria Rómulo Betancourt (1959-1964). Se cumplió el pacto de Punto Fijo y el gabinete de Betancourt lo formaron adecos, copeyanos y urredistas, y el tripartito se repartió entre su militancia cargos y gobernaciones, hasta que la URD se retiró del gobierno y del pacto, en 1962, año en el que surgen las primeras guerrillas organizadas de Venezuela en el siglo XX.

Ojeda entonces renunció a su cargo en 1962 y se unió a las guerrillas. Fue uno de los fundadores de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) constituidas formalmente el 1º de enero de 1963. En las guerrillas llegó a obtener el grado de Comandante y presidió el Frente de Liberación Nacional en el distrito Argimiro Gabaldón.

El líder fue un defensor de la revolución cubana y uno sus más fervientes auspiciadores. Es detenido y un Consejo de Guerra lo sentencia a 18 años de presidio por Rebelión Militar; fue recluido en la cárcel de Trujillo de la cual se fuga en compañía de otros compañeros.

En cuanto a la obra de Fabricio Ojeda podemos destacar: Presencia de José Martí, La guerra del pueblo, donde examina aspectos históricos y políticos y el fenómeno de la dependencia; además es conocida la extensa Carta de Renuncia al Congreso Nacional de 1962 y su último libro: Hacia el poder revolucionario.

Es asesinado en los calabozos del S.I.F.A, el día 21 de julio de 1966, por miembros de los cuerpos represivos del régimen de Raúl Leoni. Al morir ostentaba, el cargo de Presidente de la Comandancia FLN-FALN.

El recuerdo de la figura de Fabricio Ojeda se ha fortalecido en Venezuela durante los primeros años del siglo XXI, en reconocimiento a su entrega para llevar las banderas de la revolución y la independencia en el país. Por ello, este 23 de enero de 2017, sus restos serán trasladados al Panteón Nacional como muestra de agradecimiento a este mártir de la lucha obrera en Venezuela.

FABRICIO OJEDA 3 

Puño y letra de un gran líder que dejó su huella

Una de las cartas más importantes de Ojeda fue la publicada para renunciar el 30 de junio de 1962 al Congreso. Luego, marcha a los Andes a organizar un Frente Guerrillero de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). Estas son las frases más impactantes de ese texto histórico:

“Ahora a mí, sólo me queda, como decía un insigne pensador latinoamericano, cambiar la comodidad por la miasma fétida del campamento, y los goces suavísimos de la familia por los azares de la guerra, y el calor del hogar por el frío del bosque y el cieno del pantano, y la vida muelle y segura por la vida nómada y perseguida y hambrienta y llagada y enferma y desnuda”.

“Colegas diputados, vengo ante ustedes a expresar la decisión de dejar el Parlamento -este recinto que pisé por voluntad del glorioso pueblo caraqueño, hoy oprimido y humillado- para subir a las montañas e incorporarme a los compañeros que ya han iniciado el combate y con ellos continuar la lucha revolucionaria para la liberación de Venezuela, para el bienestar futuro del pueblo, para la redención de los humildes”.

“Venezuela -lo sabemos y lo sentimos todos- necesita un cambio a fondo para recobrar su perfil de nación soberana, recuperar los medios de riqueza hoy en manos del capital extranjero y convertirlos en instrumento de progreso colectivo. Necesitamos un cambio a fondo para liberar al trabajador de la miseria, la ignorancia y la explotación; para poner la enseñanza, la técnica y la ciencia al alcance del pueblo: para que el obrero tenga trabajo permanente y sus hijos amparo y protección”.

“Venezuela, en fin, necesita un cambio profundo para que los derechos democráticos del pueblo no sean letra muerta en el texto de las leyes; para que la libertad exista y la justicia impere; para que el derecho a la educación, al trabajo, a la salud y al bienestar sean verdaderos derechos para las mayorías populares y no privilegios de escasas minorías. Pero nada de esto podrá lograrse en un país sub-desarrollado y dependiente, como el nuestro, sino a través de la acción revolucionaria que concluya con la conquista del Poder Político por parte del pueblo”.

“Se necesita una precisa transformación estructural que cambie el sistema formalista de la democracia por la efectiva realización de la misma: es decir, que arrase con todo lo podrido, con todo lo injusto, con todo lo indigno de nuestra sociedad y, en su lugar, erija una nueva vida de justicia y libertades”.

– Para referirse al Pacto Puntofijista aclaró: “El 23 de enero, lo confieso a manera de autocrítica creadora, nada ocurrió en Venezuela, a no ser el simple cambio de unos hombres por otros al frente de los destinos públicos. Nada se hizo para erradicar los privilegios ni las injusticias. Quienes ocuparon el Poder, con excepciones honrosas, claro está, nada hicieron para liberarnos de las coyundas imperialistas, de la dominación feudal, de la opresión oligárquica. Por el contrario, sirvieron como instrumento a aquellos intereses que gravitan en forma negativa sobre el cuerpo desfalleciente de la Patria”.

“Convoque, pues, señor Presidente, al suplente respectivo porque yo he salido a cumplir el juramento que hice ante ustedes de defender la Constitución y leyes del país. Si muero, no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad, lo que es ideal y deber de todo nuestro pueblo”.

“¡Por la Patria y por el Pueblo, Viva la Revolución!”, concluyó Fabricio aquel día que decidió dejar el parlamento para luchar por la nueva Venezuela.

FABRICIO OJEDA 2 

El cruel asesinato de Fabricio Ojeda

“Jamás los viejos cuadros le perdonaron el haber encabezado la Junta Patriótica, haber sido un líder tan popular; la prensa lo buscaba por todas partes, aparecía en las primeras páginas de los periódicos”, indica Guillermo García Ponce, quien asegura que la tesis de que Fabricio Ojeda se suicidó no tiene fundamento. “No tenía ninguna tendencia suicida, era un hombre alegre, optimista, dado a vivir muy intensamente; jamás vi algún rasgo en él de pesimismo, era un hombre que no se rendía”, recordó.

Esta opinión se enlaza con la que dio la compañera de Fabricio Ojeda a la revista Élite, en 1967: “Nunca decayó su ánimo, ni aún ante las situaciones más azarosas. Nunca le conocí un momento de decaimiento. Nunca oí una frase de pesimismo. Siempre tenía la sonrisa pronta, el chiste a tiempo, la frase optimista en los labios. Ese es uno de los motivos por los cuales en ningún momento he aceptado la tesis del suicidio”, relató Anayansy Jiménez, quien era estudiante de medicina. Además, ella destaca una serie de contradicciones en los informes y declaraciones sobre la muerte del periodista y guerrillero; observó que el cadáver no presentaba las fases características del ahorcado y que en el estómago se hallaron signos de que había ingerido barbitúricos.

“Yo pienso que a Fabricio lo llevaron a interrogar. Eso, ahora es indudable, como también es indudable que su actitud fue siempre de burla hacia el aparato represivo. Y lo golpearon. Él no cedió”, afirmó la compañera del revolucionario.

Sostuvo que cuando golpearon a Fabricio, uno de los golpes dio en el plexo solar. “Eso le produjo un paro. Trataron de reanimarlo administrándole estimulantes cardíacos (…).
Esos estimulantes fueron los que se le encontraron a Fabricio en las vísceras cuando le practicaron la autopsia.”

funeral Fabricio Ojeda

El martes 21 de junio, voceros del gobierno informaron que Ojeda fue hallado ahorcado, en su celda, por el guardia que le llevaba el desayuno. El ministro de Defensa de entonces, General Ramón Florencio Gómez declaró: «somos los primeros en lamentar lo ocurrido». Desmintiendo contundentemente la versión oficial de su muerte, que según el gobierno de entonces (IV República) fue causada por “un suicidio”, sus familiares y compañeros de lucha insistieron en que Ojeda en realidad fue asesinado por funcionarios del S.I.F.A.

Marianela Ojeda, hija del luchador revolucionario Fabricio Ojeda, dijo en una entrevista realizada por el periódico Ciudad Caracas: “A mi papá lo torturaron y lo mataron física y moralmente; fue un simulacro de suicidio. Mi padre no se quitó la vida, yo lo sé, él no era un cobarde. Por eso es que es importante para nosotros que se sepa la verdad”.

Por su parte, el periodista José Vicente Rangel resaltó que a Ojeda le tocó emprender acciones en una de las épocas más difíciles de la historia política venezolana. Optó por la lucha armada en circunstancias muy difíciles recalcó, al tiempo que refirió el revuelo que causó sobre la opinión pública la noticia de su muerte. Reiteró que la versión del «suicidio», que ofrecieron las autoridades del organismo de seguridad, nunca coincidió con la manera en que su cadáver fue hallado. Tengo la convicción de que Fabricio Ojeda fue estrangulado y trataron de disimular el crimen presentando la versión del ahorcamiento, aseveró Rangel, periodista que encontró el cuerpo torturado y sin vida del líder revolucionario.

Sus restos mortales fueron exhumados el 15 de noviembre de 2012 por expertos de la Unidad Criminalística contra la Vulneración de los Derechos Fundamentales del Ministerio Público, institución que había solicitado el procedimiento luego de que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia aceptara un recurso de revisión, que los fiscales introdujeron alegando inconsistencia en el expediente, el cual había sido archivado durante 46 años.

El procedimiento se hizo con la finalidad de determinar si su muerte ocurrió por homicidio o por suicidio, tras una investigación solicitada por sus familiares, quienes sospechan que este luchador fue cruelmente asesinado por el Servicio de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (S.I.F.A.).

FABRICIO OJEDA

Honores a un gigante que dio su vida por la lucha de los pueblos

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, explicó que la lucha del histórico líder revolucionario Fabricio Ojeda, será homenajeada este 23 de enero de 2017 cuando sus restos sean llevados al Panteón Nacional, representando la esperanza y la rebeldía del pueblo venezolano.

“Fabricio Ojeda quería una Revolución, pero luego se impuso en Venezuela un modelo que se llamó el Puntofijismo y fue echado a un lado (…) Con el ejemplo de la Revolución Cubana renunció a su cargo como diputado al Congreso Nacional de la República y se fue a la lucha armada a las montañas de Lara, a pasar trabajo, a entregar su vida, resaltó el Jefe de Estado.

“Si Fabricio Ojeda hubiese logrado su objetivo, aquí se hubiese gestado toda una generación de líderes”, y es justamente lo que a esa oligarquía apátrida, que encontró acomodo rápidamente con los gobiernos puntofijistas, no le interesaba, porque querían tener el país para ellos vendérselo a los Estados Unidos” aseguró el presidente Maduro.

El pueblo de Venezuela reivindica la figura de Fabricio Ojeda. El Gran Polo Patriótico solicitó al Presidente de la República llevar a Ojeda al Panteón Nacional como mártir de las luchas revolucionarias en Venezuela.

Sin duda alguna, Fabricio llegará al Panteón Nacional con todos los honores que corresponden a uno de los venezolanos más grandes de todos los tiempos y será escoltado por esa unión cívico-militar que siempre defendió: hoy la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y todo el pueblo rebelde de Bolívar.

“Si muero no importa, otros vendrán detrás que recogerán nuestro fusil y nuestra bandera para continuar con dignidad lo que es ideal para nuestro pueblo”.

Fabricio Ojeda

FABRICIO OJEDA 5

SC

Artículos relacionados