La noche dejará de ser oscura: ¿Se extingue Betelgeuse?

Lo que conocemos de las estrellas es su brillo, color y posición. Alguna vez se han preguntado qué pasa con la vida de las estrellas, o si están condenadas a morir tal y como mueren los seres vivos? Con la llegada del 2020 se ha manifestado la preocupación de los científicos por la cercana muerte de una estrella, la Betelgeuse.

Como si se tratara de una película de terror, este año pudiera notarse un fenómeno que no se ve desde hace cuatro siglos. Científicos del mundo aseguran que en menos de tres meses, las noches dejarán de ser oscuras, la razón es que Betelgeuse, una de las estrellas más brillantes que se ven desde la Tierra, podría estar a punto de explotar en los próximos meses.

Más allá de ser una figura dibujada en el cielo con varias líneas que parten de un centro común y que pueden formar picos entre sí, esta estrella tiene 10 millones de años y ya está agotando el combustible de su núcleo a un ritmo extremadamente rápido. Su brillo y color rojo se ha ido expandiendo significativamente.

En medio del espectáculo

Sin embargo, ese terror podría convertirse en espectáculo, pues la explosión desatará un incandescente brillo en las noches, semejante al que irradia la luna llena y que podría iluminar el firmamento de forma deslumbrante durante la noche, e incluso durante el día, lo que la sacaría de la constelación de Orion.

Este fenómeno se ha notado desde octubre de 2019 y hasta ahora aseguran que podrían presentarse dos escenarios con su explosión, uno es el enfriamiento de la superficie a causa de una actividad estelar excepcional, y el otro una eyección de polvo en dirección de la tierra.

Esta estrella es la segunda mayor en el cielo, tanto que hay que reducir el flujo de radiación con el que trabajan los telescopios para poder verla detalladamente.

Una investigación de la Universidad de Ginebra en Suiza determinó que cuando esto pase sólo se notará por la luz que se formará en el cielo, pero su muerte real la podremos observar dentro de 700 años.

«Es posible que ahora esté quemando helio, es decir uniendo estos átomos por medio de reacciones de fusión nuclear, pero podría estar quemando otras cosas, como carbono, neón o incluso oxígeno», asegura la investigación.

¿Cuándo fue la última vez?

La última vez que la ciencia vio un fenómeno semejante fue en 1604, cuando el astrónomo alemán Johannes Kepler fue testigo, junto a otros astrónomos de su tiempo, de la última supernova observada en la Vía Láctea.

Fue una explosión que alcanzó un brillo similar al de Venus e impulsó al matemático alemán a escribir un libro para contar su experiencia, titulado De Stella Nova. Desde entonces, los científicos no han podido observar en la galaxia ninguna supernova.

Narkys Blanco/VTactual.com

Alemania en la agenda del nazismo

Artículos relacionados