#VTanálisis Comercio online y delivery: una oportunidad de negocio en cuarentena

En Venezuela las oportunidades de negocio están a la vuelta de la esquina, montar un negocio en la calle es un «tiro al piso», es decir, cualquiera puede vender y sacar ganancia de la venta de cualquier producto. Sin embargo, desde el 16 de marzo que se estableció una cuarentena social en el país, ese sinfín de opciones desaparecieron para casi todos.

La venta informal y la formal dejaron de ser una oportunidad. Ante esto, los comercios se las inventaron para sobrevivir. Cada quién ha buscado la oportunidad que más se adapte a su negocio y a su presupuesto.

Muchos restaurantes activaron la opción de delivery o reparto a domicilio, en especial los ubicados hacia el Este de Caracas (capital). Este servicio tiene un costo aproximado de Bs. 905 mil o el equivalente a $5.

Los servicios se hacen previo pago y confirmación del mismo, también se han activado sistemas de transporte libres como las bicicletas, ante la falta de gasolina que enfrenta Venezuela por el bloqueo económico, que aún en medio de la pandemia, no se ha frenado.

Otras empresas, como las que se dedican a la rama de línea blanca ofrecen servicios a través de sus canales no presenciales, redes sociales o llamadas telefónicas.

Teléfonos, tablets, computadoras y hasta equipos de sonido se pueden comprar sin salir de casa, empresas como IVOO -una distribuidora de línea blanca en Caracas- continúa operativa ante la contingencia, a través de Telegram o Whatsapp.

Para todos los gustos

El servicio de delivery no es lo único que se ha activado durante la cuarentena, también hay quienes ofrecen un servicio de entrega de paquetes y la posibilidad de hacer las compras por el cliente, con un costo adicional por el tiempo invertido. Este servicio oscila entre ocho y 10 dólares

Aunque estas medidas no están avaladas por el estado de alarma establecido en Venezuela, se han convertido en una opción para proteger la porción de mercado en medio de la crisis.

Estos servicios se manejan a través de las redes sociales o del «boca a boca» y se ejecutan con las debidas medidas de protección sanitarias, o al menos eso esperamos. Recordemos que la movilidad en Venezuela está limitada a sectores priorizados.

Aunque parezca mentira, hay quienes en medio de la pandemia aún disfrutan de un buen helado o un buen chocolate mientras esperan en casa a que pase la cuarentena.

@chocooce, una empresa dedicada la venta de chocolate ha reportado durante la cuarentena un incremento del 42% en la venta de sus productos.

Su dueño, Jesús Sanz, explica que los pedidos se canalizan por Instagram y la entrega se hace inmediatamente en su transporte particular, «los clientes aseguran que el temor de salir a la calle hace que se dediquen a buscar opciones en Internet. Tenemos el servicio de delivery solo en Caracas por ahora, por la limitante de la gasolina», dice.

Decreto en mano

Las medidas aplicadas por el Gobierno venezolano fueron publicadas Gaceta Oficial Extraordinaria N°6519 del 13 de marzo de 2020 donde se acordó que solo los sectores priorizados podían abrir durante la cuarentena.

El decreto de estado de alarma prohíbe todo tipo de espectáculos públicos y ordena el cierre de instalaciones dedicadas a éstos, y cita como ejemplo los cafés, restaurantes, tascas, bares, tabernas, heladerías, teatros, cines, auditorios, salones de conferencia, salas de conciertos, salas de exhibición, salones de fiesta, casinos, parques infantiles, parques de atracciones, parques acuáticos, ferias, zoológicos, canchas y estadios. También se refieren en la medida a las playas y balnearios públicos y privados del país.

Narkys Blanco/VTactual.com

#VTentrevista Mónica Velandria: La especulación en Venezuela es un ciclo político

Artículos relacionados