La denunciante del juez aún es blanco de amenazas

La denunciante del juez aún es blanco de amenazas / Foto: Medios

Tras denunciar que hace tres décadas un adolescente de 17 años, borracho, la intentó violar, Christine Blasey Ford, actualmente de 52 años, no la ha tenido muy fácil, sobre todo porque el denunciado resulta nada menos que un juez estadounidense recién juramentado: Brett Kavanaugh.

La denunciante del juez aún es blanco de amenazas
La causa de Blasey Ford aún genera solidaridad, pero las amenazas, lejos de acabar, se intensifican / Foto: Medios

Desde el momento en que su nombre se hizo público, la perfecta vida de la experta en psicología y estadística desapareció. Ya no vive junto a su marido y sus dos hijos en el privilegiado Palo Alto, el pueblo más rico de California, ni da clases en la Universidad de Palo Alto ni se desenvuelve como profesora invitada en Stanford.

Debió mudarse de casa, porque empezó a recibir amenazas de muerte y, aunque han pasado tres meses desde su denuncia, su vida no ha vuelto a la normalidad.

La denunciante del juez aún es blanco de amenazas
El juez Kavanaugh se declaró inocente, pero Blasey Ford aún debe pagar por haberle denunciado / Foto: AP

“El juez Kavanaugh ascendió al Tribunal Supremo, pero las amenazas contra la doctora Ford continúan”, dijeron los abogados de Ford en un comunicado recogido por los medios, desde los que divulgaron además que “el único objetivo que persigue la doctora Ford es recuperarse de la experiencia y volver a sus responsabilidades laborales”.

Un cambio total en su vida

Durante su testimonio en el Senado, Christine Blasey Ford ya dijo que estaba recibiendo amenazas de todo tipo y que se había tenido que mudar y debió colectar, a través de una cuenta en la página de financiación colectiva Gofundme, unos  650 mil dólares para realizar mejoras de seguridad en su casa, para pagar mudanzas y en protección física para ella y su familia.

Y si bien en torno a la doctora Ford se ha generado una enorme ola de solidaridad debido a su causa, todavía tiene mucho por qué temer.

FF

Kavanaugh y Trump amenazan derechos de mujeres estadounidenses

Artículos relacionados