Adiós franquismo, adiós: ¿será posible?

El nuevo Presidente español Pedro Sánchez exhumará y retirará los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, como parte de hacer cumplir las clausulas de la Ley de la memoria histórica, que prohíbe homenajes al franquismo en el país.

Esta decisión presentada ante el congreso obtuvo amplia mayoría con 198 votos a favor y 140 abstenciones, incluso la representación del Partido Popular (PP) que estaba contra la propuesta decidió presentar su abstención y no votar en contra.

Oscar Puente, portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), detalló que “Es el momento de tomar esas decisiones, sin urgencias, sin precipitaciones y generando las menores estridencias posibles, pero cumpliendo con la iniciativa aprobada”.


Por su parte el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, (PNV), también se mostró a favor, asegurando que “está pendiente un replanteamiento integral de este espacio y debe incluir la eliminación de cualquier atisbo de exaltación del dictador, pues es radicalmente incompatible con la democracia”.

Mientras que la representante del PP Andrea Levy, asegura que con esta decisión el PSOE busca «batallas culturales y enfrentamientos que no aportan nada», siendo cuestionada por Puente que expresó «Me sorprende que una portavoz muy joven, tenga esa visión de las cosas”.

Sin embargo, Joan Tardá de la Esquerra Republicana de Cataluya (ERC), expresó que ante la exhumación el gobierno “lo primero que tendría que hacer es pedir perdón a los familiares de las miles de víctimas, por los años perdidos”.

Luego de la exhumación los restos de Franco viajarán a la capilla y la cripta privada del cementerio de Mingorrubio, en un panteón donde descansa su mujer, Carmen Polo.

MP

Artículos relacionados