Equipos estelares ganaron por la mínima en Rusia

A pesar de los pronósticos, Uruguay, Portugal y España, apenas ganaron por la mínima diferencia a sus modestos rivales de Arabia Saudita, Marruecos e Irán.

Ronaldo ES Portugal

Cristiano Ronaldo adelantó a su selección con un tempranero gol en el minuto cuatro y dejó a Marruecos, dirigido por Hervé Renard, eliminado del Mundial de Fútbol en Rusia.

El portugués marcó con un gran cabezazo su cuarto gol en este Mundial y el cuarto también, de su selección.

Marruecos hizo un buen juego y se fue por el empate desde el principio, pero la falta de puntería y el arquero portugués, Rui Patricio, lo impidieron.

Los portugueses se dedicaron a defenderse de una selección marroquí, que mereció más, porque demostró que sabe jugar bien, combinando y tocando con mucho peligro.

Portugal y Marruecos abrieron la segunda jornada del Grupo B

Uruguay ya está en octavos

A “la celeste” le costó entrar en el partido contra Arabia Saudita, quien no solo resistió en los primeros minutos sino que también se animó a contraatacar a Uruguay.

El equipo del maestro Tabárez, pudo acomodarse recién a los 15 minutos de juego. Con la velocidad del «Cebolla» Rodríguez como eje principal del juego, y también aprovechando los errores inocentes del rival, Uruguay fue arrinconando a Arabia.

El gol llegó a los 22 minutos tras un tiro de esquina. El arquero saudí salió mal, le erró a la pelota y Luis Suárez solo tuvo que empujarla para decretar la apertura.

Con la ventaja, la selección creció en volumen de juego y confianza para atacar. Los volantes se soltaron mucho más que en el partido del debut y tanto Suárez como Edinson Cavani adquirieron otro protagonismo.

Arabia tuvo chances como para poder vencer a Fernando Muslera. De no ser por la falta de puntería, el equipo de Juan Antonio Pizzi pudo empatar antes de irse al descanso.

Sin sobrarle nada, Uruguay ganó el partido y el pasaje a octavos de final junto a Rusia.

España opaca

La selección de España, apenas pudo incrustar un gol a su similar de Irán quien aguantó por 54 minutos, el asedio de los comandados por Fernando Hierro, hasta que Diego Costa rompió la paridad.

Muy poco mostró España.

Irán, en cambio, se mantuvo ordenada y  de hecho, se mostró confiada  en su planteamiento defensivo.  Logró un efímero empate que fue anulado por posición adelantada luego de consultar el VAR.

A unos 10 minutos del final, un cabezazo apenas por encima del arco español levantó los últimos suspiro de la hinchada de Teherán.

 

ER

Artículos relacionados