Rockeros venezolanos denuncian presunta violación al derecho de autor en Festival Nuevas Bandas

Rockeros venezolanos agrupados en la Fundación Corazón Rockero denunciaron, mediante un comunicado, la presunta violación al derecho autor cometida por la Fundación Nuevas Bandas en el festival homónimo, contra nuevos talentos del género metal que mediante un contrato suscrito entre las partes obliga a los artistas a renunciar a sus derechos como creadores musicales.

Según el comunicado, las creaciones de los grupos de rock que participarán en un festival convocado por la Fundación Nuevas Bandas serán propiedad de esa ONG y por lo tanto no podrán cobrar las regalías que generen sus canciones.

Por tal motivo alertan a las autoridades venezolanas ante esta situación que afecta al talento del Metal venezolano, al tiempo que las instan a actuar ante este acto que viola la Carta Magna del país caribeño.

“Ninguna condición para participar en un festival puede hacer que los autores de una canción, o varias, tocadas en su presentación, pierdan, no solo su derecho sobre dichas obras musicales; sino, peor aún, el derecho a cobrar las respectivas regalías”, indica la Corazón Rockero en el documento.

Denuncia de Corazón Rockero

A continuación el comunicado íntegro emitido por la Fundación Corazón Rockero:

Nosotros, las y los integrantes de CORAZÓN ROCKERO, creadores de la nueva escena del Rock y del Metal venezolano, financiada con recursos nacionales, que pagan a quienes, con su creación espontánea (cuyo derecho de autor siempre respetamos), han logrado los conciertos de mayor asistencia dentro de la historia de nuestro género en Venezuela; denunciamos el documento adjunto, que presuntamente pertenece a la Fundación Nuevas Bandas, y que serían los términos (condiciones) que imponen a las bandas del género que nos ocupa como Fundación, es decir: “bandas de rock, en todos sus géneros y estilos, radicadas en cualquier zona del país” (Venezuela).

En dicho documento, se establecen condiciones que ponen en peligro el derecho de autor, y especialmente, el derecho para percibir ganancias por las creaciones (canciones) que producen las bandas de rock y metal venezolano.

En la cláusula 11 del presunto contrato, se establece que si una banda fuera seleccionada por el Festival Nuevas Bandas: “…las grabaciones de sus presentaciones en vivo durante el evento pertenecen a la Fundación Nuevas Bandas, y ésta se reserva el derecho a usarlas en cualquiera de los discos que publique posteriormente”

Más adelante, en su cláusula 13, se establece que una empresa de servicios también tendría derecho sobre el material de las agrupaciones: “La empresa de servicios Cusicommerce 2013, C.A. (en adelante CUSICA.COM) está autorizada para utilizar la información, imagen, logos, etc., de las agrupaciones suministradas en la planilla de inscripción para su uso particular…”

Finalmente, se añade una NOTA, la cual citamos en su totalidad: “Al inscribirse para concursar en el Festival Nuevas Bandas 2020, los participantes aceptan que las grabaciones de sus presentaciones en vivo durante el evento pertenecen a la Fundación Nuevas Bandas, y ésta se reserva el derecho a usarlas en cualquiera de los discos que publique posteriormente. Entiéndase esto, que al aceptar participar en todo este proceso, implícitamente están aceptando la cesión de derechos legales de todo el material antes descrito, bien sea registrado en audio, en video o en audio/video, o en cualquier formato conocido o por conocer, por ende, el artista, banda y/o su representante legal, renuncian en ese momento, a cualquier reclamo por concepto de derechos de autor, regalías y cualquier otro concepto similar. Así mismo, al inscribirse en el concurso, todos aceptan que el material que presentan, es de su única y exclusiva pertenencia y creación”

CORAZÓN ROCKERO denuncia los términos de este presunto contrato, atribuido a la Fundación Nuevas Bandas y a la empresa  Cusicommerce 2013, C.A. (CUSICA.COM) porque son estos contratos (donde el artista, la artista, ceden los derechos de su música, para que otros manejen su carrera) los mismos que sufrieron las bandas de rock venezolano, que en el siglo pasado firmaron contratos con las llamadas “disqueras”, hoy extintas. Cuantiosas ganancias para los grupos económicos que manejaron a nuestras bandas, a cambio de la pérdida de derechos de autor de las y los creadores de la música, o de las regalías por las ventas de sus discos. Fue por este tipo de contratos que las y los artistas que se hicieron conocidos en los años ochenta, y en los noventa del siglo pasado, renunciaron a esas disqueras, apenas se vencieron sus contratos, para aventurarse en la producción independiente, donde ellos manejaban su producción, y al menos, lo poco que ganaban, les perteneció.

Hablando de artistas históricos del Rock Nacional, es importante añadir una denuncia a este comunicado, basada en un acto que no fue de derecho de autor, sino de censura: Resulta gracioso, según el documento que hoy presentamos, que el sitio web CUSICA.COM se preste a exigir que las y los músicos cedan derechos de autor, cuando el año pasado se prestó para publicar en su sitio web una supuesta “denuncia” de la familia de uno de los músicos de la agrupación La misma gente contra un miembro de CORAZÓN ROCKERO: Victor González “Kasino”, por supuesto ‘uso indebido e inconsulto’ de canciones que fueron compuestas, grabadas, e interpretadas en vivo, por los 3 miembros originales de dicha agrupación: Pedro Vicente Lizardo (PTT), Humberto Lizardo (IKE), y Victor Gozález (KASINO). Reclamo injustificado, por cuanto los tres músicos de La misma gente tienen derecho a tocar sus canciones, sin que ningún familiar (o amigo, o allegado) pueda reclamar por canciones que no compuso, ni grabó, ni tocó, ni cantó, con ellos.

Pero este reclamo no fue por una “violación de derecho de autor” o “uso inconsulto” que no existe, por parte de Kasino; y esto lo sabemos por la fecha en que dicho reclamo fue publicado: 22 de febrero de 2019; el reclamo fue por una causa política, anti-venezolana, que apoyan los familiares que hicieron dicho reclamo. La agrupación Kasino se presentó, ese mismo día, para tocar sus canciones (y canciones de La misma gente de la era Kasino), en el concierto Manos fuera de Venezuela, realizado en el Puente ‘Tienditas’, territorio de la República Bolivariana de Venezuela, como respuesta musical al intento de invasión armada, disfrazado de entrega de ayuda humanitaria, que se pretendió contra Venezuela, desde la República de Colombia, el 23 de febrero de 2019, precedido por una fachada aún peor: Una mala segunda parte del evento realizado por el creador del festival de rock “Live Aid”, que no puede calificarse sino de Fake Aid (falsa ayuda contra Venezuela). Richard Branson, empresario de aerolíneas e industria aeroespacial, solo tenía interés “humanitario” en los recursos que tiene Venezuela para sus industrias, que soñaba recibir ilegalmente, si triunfaba este ataque a nuestro país. Tal fue la farsa, que el único rockero convocado, Peter Gabriel, se retiró de dicho festival y no participó, ante el llamado de un amigo suyo, que defendió nuestro país como un venezolano más: Roger Waters. El rock venció a lo comercial, porque todas y todos los que hacemos o difundimos esta música, sabemos qué ocurre cuando te tratan, no como artista, sino como producto: Se apoderan de ti con contratos, y luego te usan para lo mismo que usaron a los tristes protagonistas de aquel Fake Aid.

Por lo mismo anterior, y conociendo la historia del Rock y del Metal, en esta Venezuela donde se respeta el derecho de quienes producimos y creamos: Alertamos a las autoridades del Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual (SAPI), a la Sociedad de Autores y Compositores de Venezuela (SACVEN), al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, y demás órganos competentes, ante esta práctica que viola el artículo 98 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: “La creación cultural es libre. Esta libertad comprende el derecho a la inversión, producción y divulgación de la obra creativa, científica, tecnológica y humanística, incluyendo la protección legal de los derechos del autor o de la autora sobre sus obras. El Estado reconocerá y protegerá la propiedad intelectual sobre… obras…literarias y artísticas, invenciones, innovaciones…”. Ninguna condición para participar en un festival puede hacer que los autores de una canción, o varias, tocadas en su presentación, pierdan, no solo su derecho sobre dichas obras musicales; sino, peor aún, el derecho a cobrar las respectivas regalías por las ventas del disco, o demás usos comerciales, que la Fundación Nuevas Bandas, o la empresa Cusicommerce 2013, C.A. (CUSICA.COM), según este documento que se les atribuye, puedan hacer con la música de nuestras y nuestros artistas del rock y del metal venezolano.

Y el principal llamado es para ti, músico venezolano, venezolana, que te dedicas a la música, dentro del Rock y del Metal. Este contrato, si en efecto resultaran ser las condiciones para que tú participes en un Festival de Nuevas Bandas, ponen en peligro el derecho que tú tienes sobre la canción o canciones que compusiste. Al participar en este evento, y ser grabado por esta Fundación, o la empresa comercial antes mencionada, pierdes la propiedad sobre tus canciones, grabadas en ese día, lo cual te impediría cobrar el porcentaje que te corresponde por Ley, si el disco, o cualquier otro uso que den a tu música, resultara exitoso en ventas.

Pero hay algo más grave aún: Tú, tu banda, o tus representantes legales, podrían ser objeto de una demanda en el futuro, que podría impedirte usar las canciones que tú creaste, si resultaran exitosos estos discos y ‘demás usos’ de la Fundación Nuevas Bandas, o de la empresa comercial que aquí se cita. No podrías grabarlas por tu cuenta, e incluso no podrías tocarlas en un concierto, o a través  de tus redes sociales, por la falta de límites claros, en este presunto contrato, sobre hasta dónde la Fundación Nuevas Bandas y la empresa Cusicommerce 2013, C.A. (CUSICA) tienen derechos sobre la música que tú les cedas. Términos tan poco limitados jurídicamente como: “usarlas en cualquiera de los discos que publique…“; “para su uso particular…”; o “cualquier otro concepto similar”.

Al firmar, o aceptar un contrato como este, que CORAZÓN ROCKERO denuncia el día de hoy, estás aceptando que tú no mereces vivir de tu creación; por eso te alertamos para que no caigas en esta trampa.

La música que tú creas no es de quienes buscan beneficiarse de tu talento, a falta ideas propias.

La música que tú creaste, es tuya.

Caracas, 28 de junio de 2020

SI/VTActual

Movimiento rockero venezolano rechaza convocatoria injerencista de Provea

Artículos relacionados