Chespirito: la opacidad del “genio” que cautivó a América Latina

América Latina sufrió un “apagón referencial” el pasado 31 de julio. Después de estar en el aire durante 47 años Chespirito salió de las pantallas de televisión. Si bien, muchos lamentan esta acción, otros le dan las gracias a Televisa “por los favores recibidos”. Estas posturas responden a que el comediante mexicano fue un “genio” que aprovechó los recursos del momento para reflejar y reforzar las grandes contradicciones que aquejan a nuestras sociedades.

“Don Dinero, como te quiero…”

Los icónicos personajes de El Chavo del 8, el Chapulín Colorado y el doctor Chapatín se dejaron de ver el pasado fin de semana en los 20 países en los que aún se transmitían. Medios mexicanos aseguran que todo se reduce a una disputa entre Televisa y la familia de Chespirito, quien es propietaria de los derechos de transmisión.

Una de las primeras reacciones fue la de Graciela Gómez Fernández — hija del fallecido comediante — quien le sacó en cara a Televisa la rentabilidad que le proporcionó durante décadas:

Posteriormente salió al ruedo una indignada “Doña Florinda” rechazando esta medida. Por supuesto, omite el lucro que sus herederos también obtuvieron y que además — a partir del pasado 31 de julio — detentan los derechos de transmisión de los programas de Chespirito.

¡Que bonita vecindad!

Es indiscutible que la obra de Roberto Gómez Bolaños — Chespirito — dio la vuelta al mundo. Se tradujo a más de 50 idiomas y su reconocimiento es de tal magnitud que se ha vuelto un referente de la cultura mexicana en el extranjero.

Chespirito América Latina
Elenco completo de El Chavo del 8.

No obstante, a la par del éxito que ha hecho que historias como la de El Chavo cuente hoy con una serie animada, videojuego —y todo tipo de productos promocionales — los cuestionamientos sobre las temáticas que abordaban sus historias también han sido una constante.

De acuerdo con el crítico Alejandro I. López la fórmula aplicada por Chespirito no requirió más que cumplir con la simpleza narrativa y la máxima de la televisión que entonces marcó Televisa: el entretenimiento.

«Alrededor de su figura ingenua e infantil, se levantan discusiones sobre la penetración del discurso del programa televisivo en toda una generación que lidió con dictaduras, corrupción, pobreza extrema y (…) encontraba (…) un conformismo pasivo que instaba a la inacción y ante todo, a mantener el curso inalterado de las cosas e intentar ser feliz”.

Un Caballo de Troya para América Latina

Otro crítico de El Chavo del 8 es el Filósofo de la Comunicación Fernando Buen Abad quien afirma que:

“Todo va mal con ‘El Chavo del Ocho’. Sobre su cabeza, literalmente, con un embudo de impunidad histórica, se descarga un baño de violencia, injusticia, abandono, atraso, miseria y alienación. Uno mira al “Chavo”, sin familia, sin casa, sin contención social… golpeado por una Historia, familiar, económica, política… de clase, que nadie parece conocer, y donde se llora (…) en el laberinto de las hipocresías. ‘Don Ramón’ es un desempleado verdugo. Todo mal”.

Buen Abad asegura que el recurso de abonar el terreno de la ternura para sembrar las moralejas de la resignación, no nació con El Chavo del Ocho: “Se trata de un Caballo de Troya. Es común encontrarse con audiencias enternecidas por un niño desvalido que vive, milagrosamente, de la caridad posible en una vecindad de barrio”.

Este intelectual mexicano aclara que cuestionar este programa no implica atacar y/o traicionar a quienes ríen con él:

“Pero implica interrogar e interrogarnos el por qué ese entretenimiento televisivo basado en la violencia contra un niño callejero, tierno y todo, divierte; por qué tanta fama, éxito y regalías, por qué tanta repetición y tanto homenaje. Qué retrata de nosotros, qué nos impone, qué no sabemos y deberíamos saber. Cuál es el negocio y cuánto nos cuesta, en todos sentidos”.

Por su parte, la socióloga mexicana Georgina Aldaba es más benevolente hacia este seriado. Afirma que no es que se pueda catalogar como algo bueno o malo, sino que el creador tomó una realidad que estaba presente en aquel México que le tocó vivir.

La opacidad del “genio”: pedofilia y violencia contra la mujer

El Doctor Chapatín es un hombre de la tercera edad y un poco despistado. Descrito también como tierno y coqueto, se enoja cuando la gente insinúa que ya está viejo. Actualmente se cuestiona el accionar de este personaje por su afición a las menores de edad. En las redes sociales se generó un debate sobre el siguiente sketch:

El personaje de María Antonieta de las Nieves indica: «Hemos notado que el Doctor Chapatín enamora a las mujeres sin importarle la diferencia de edad, ¿sería capaz de casarse con una mujer de 28 años?” a lo que Chespirito — dentro del personaje — contesta: «Prefiero dos de 14».

De las Nieves responde: «Avergüénzome ver al Doctor Chapatín enamorar niñas menores de edad». Luego el Doctor Chapatín golpea la mesa diciendo: «Falso, falso, me están levantando falsos. No haga caso. Me están levantando falsos ahí, ¿Quién firma ese telegrama?” María Antonieta le contesta: «Una niña de 12 años», y Chapatín remata diciendo: «¿No mandó su fotografía?».

Otro sketch polémico es uno en que El Chavo — jugando a la peluquería — le corta el cabello frente a las cámaras a María Antonieta de las Nieves. De acuerdo con el guión, el corte sería de un par de centímetros. La actriz se llevó una “amarga sorpresa” que quedó plasmada para la posteridad. Los testigos de la grabación aseguran que el llanto de La Chilindrina fue real

Chespirito y Pablo Escobar

Otra de las acciones que opacan la historia de Chespirito es la relación que aparentemente tuvo con el narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria.

«Chespirito participaba en fiestas de Pablo Escobar. Yo no fui y tengo ese orgullo de decir no fui, pero sí fue Roberto», aseguró el actor Carlos Villagrán en una entrevista para el medio Basta. Recordó que le llegaron a ofrecer hasta 1 millón de dólares para su presentación en una reunión privada del famoso criminal, pero que nunca aceptó el trato. También señaló que otros compañeros de El Chavo del Ocho sí asistieron.

Chespirito América Latina

Rivalidad con Carlos Villagrán

La creciente popularidad del personaje de Quico incomodó a Chespirito quien decidió sacar a Carlos Villagrán de El Chavo del 8. Ramón Valdez renunció al programa poco después por solidaridad con el defenestrado actor. Este fue sólo el inicio de un veto y una persecución laboral que duró 20 años. Aquí su testimonio:

Chespirito y su polémica “Gira Chilena”

Para nadie es secreto el conservadurismo de las posturas políticas de Roberto Gómez Bolaños quien, además, era sobrino del expresidente Gustavo Díaz Ordaz Bolaños (1964 -1970). En su momento fue partidario de Vicente Fox y Felipe Calderón del Partido Acción Nacional (PAN).

Chespirito contaba orgulloso que su elenco recorrió todos los países de América Latina  — excepto Cuba — durante la década de los setenta. La visita más controvertida fue la que realizó a Chile en 1977.

El centro de reclusión y tortura más grande del mundo durante la dictadura militar, el Estadio Nacional de Santiago, fue abarrotado por más de ochenta mil personas para ver el espectáculo del cómico mexicano en medio de un clima de hostilidad, represión y desapariciones forzadas desde el golpe en 1973.

Chespirito América Latina
Presentación del Chavo del 8 en el Estadio Nacional de Santiago (1977)

Las críticas no se hicieron esperar. Chespirito las respondió 30 años más tarde. En un párrafo de la autobiografía «Sin Querer Queriendo» (2006), Gómez Bolaños recuerda los detalles de la gira chilena y deja en claro su ignorancia respecto al régimen, tema por demás conocido alrededor del mundo:

“Es obvio que ninguno de nosotros recordaba que el estadio hubiera sido alguna vez usado como ‘campo de concentración’ o cosa semejante y para terminar, también es obvio que, de haberlo recordado, de todos modos habríamos trabajado ahí”.

Fernando Buen Abad afirma: “La ideología de la clase dominante nos ha enseñado a repetirle el discurso del patrón, creyendo que es el nuestro”. Ese es el legado que Chespirito le dejó a América Latina y que, desde hace pocos días, está “fuera del aire” gracias al sistema que promovió y defendió toda su vida.

Enza García Margarit/VTactual.com

7 “Perlas Musicales” que justifican la Violencia Machista sin que te des cuenta

Artículos relacionados