Y sigue el drama parlametario

Un nuevo capítulo novelero irrumpe en la escena política del país. La Asamblea Nacional con récord de inasistencias en un año, 35 sesiones suspendidas por falta de quórum teniendo la oposición mayoría calificada dentro del parlamento, en desacato ante el Tribunal Supremo de Justicia, por lo cual está incapacitada para legislar y para cualquier acto parlamentario, pretende iniciar el 2017 con otra desventura: impulsar una iniciativa legislativa para decretar el abandono del cargo del Presidente de la República.

El presidente de la Asamblea Nacional (hasta dentro de dos semanas), Henry Ramos Allup reiteró en sus redes sociales que el presidente Maduro «fantasea que neutralizará la firme conducta de la AN de seguir cumpliendo la CRBV (Constitución dla República Bolivariana de Venezuela) que él viola. A partir del 5 de enero de2017 trataremos su abandono de cargo».

Cualquier guionista desecharía ese mal libreto por incongruencia. Dice que la AN está firme pero, pero ¿en qué?, si ni siquiera podrán nombrar sus nuevas autoridades porque están en desacato. Cuánta intriga en una sola escena, pienso yo.

Además, a mi me gustan las novelas pero me doy cuenta del engaño, ¿puede un personaje hipotético juzgar a otro por abandono, con esos números en sus haberes?, este capítulo está muy enredado.

En ese escenario, ya falta poco más de una semana para el inicio del nuevo período de sesiones y todo es incertidumbre. No se sabe si se pondrán a derecho con el resto de los Poderes del Estado venezolano, si seguirán haciendo leyes inconstitucionales y sobre todo, si cumplirán con su trabajo de ir una vez ala semana a sesionar en el palacio legislativo.

De todas las tramas enredadas, esta ha sido la peor, porque de paso está latente una implosión inminente en esa amalgama maltrecha que insisten en llamar unidad.

Imposible perderse el próximo capítulo.

Laura Canelón

Artículos relacionados