Wikileaks lo volvió a hacer: Descubre todo lo que hace la CIA con sus hackers

Wikileaks informó este martes a través de su portal web que obtuvo información sobre herramientas secretas de la CIA para ‘hackear’ teléfonos, aplicaciones de comunicación y otros dispositivos electrónicos, lo cuales integran su componente de hackeo mundial.

Esta forma parte de una serie de siete entregas, bautizada como ‘Vault 7’ (Bóveda 7), que fue definida como «la mayor publicación en la historia de los documentos confidenciales sobre la agencia», según el diario británico The Independent.

En concreto, la primera parte de los documentos lleva el nombre ‘Year Zero’ (Año Cero, en español) y consta de 8.761 documentos almacenados en una red interna aislada del Centro para la Inteligencia Cibernética de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) con base en su sede principal de Langley, Virginia, EE.UU.

En un comunicado, Julian Assange, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, dijo que esta última filtración es «excepcional desde una perspectiva legal, política y forense».

Un consultor de ciberseguridad que trabajó para el Gobierno de Estados Unidos, y que pidió que no se le identificará por lo sensible de la noticias, dijo a la agencia informativa Reuters, que la filtración parecía ser legítima.

En los documentos se afirma que la CIA, en asociación con otras agencias de inteligencia estadounidenses y extranjeras, ha sido capaz de descifrar la encriptación de populares aplicaciones de mensajes como WhatsApp, Telegram y Signal. También revela que una unidad entera de la CIA se ocupa en inventar programas tipo malwares cuyo objetivo es piratear y acceder a iPhones, Android, smart TVs y sistemas operativos Microsoft, Mac y Linux, entre otros.

Algunos de los programas de piratería a distancia pueden, presuntamente, convertir numerosos dispositivos electrónicos en estaciones de grabación y transmisión para objetivos de espionaje, con la información transmitida a unos servidores secretos. Uno de los ejemplos son los televisores inteligentes Samsung, los cuales bajo el programa «Weeping Angel», pueden ser manipulados por agentes de inteligencia gringos y británicos haciendo que pareciera que estaba apagada cuando en realidad grababa conversaciones en la habitación.

Uno de los documentos parece demostrar que la CIA estaba tratando de ‘infectar’ sistemas de control de vehículos en autos y camiones para fines no especificados.

WikiLeaks insinuó que los desarrollos de la inteligencia estadounidense revelados podrían tener un objetivo aún más oscuro que simplemente espiar. «Esto permitiría a la CIA participar en asesinatos casi indetectables», asegura la página creada por Julian Assange.

Poco después de la publicación del primer lote de documentos, el informante y exanalista de la CIA Edward Snowden, aseguró en un comunicado que el hackeo de teléfonos móviles por parte de la CIA es un problema incluso mayor que su habilidad para penetrar datos encriptados y aplicaciones.

Esta filtración «erróneamente sugiere que la CIA hackeó» estas aplicaciones y los datos encriptados, pero en realidad los documentos «muestran que fueron los sistemas operativos iOS y Android los que fueron hackeados», sostuvo Snowden, quien agregó que los documentos filtrados son muy importantes y auténticos.

Los documentos a disposición de Wikileaks incluyen datos sobre «decenas de miles de objetivos y máquinas de ataque de la CIA en América Latina, EE.UU. y Europa». El portal decidió no revelarlos por el momento para poder estudiarlos más profundamente.

Según el portal, el archivo recién publicado aparentemente pasó por las manos de varios hackers o piratas informáticos que trabajan para el Gobierno estadounidense, después de que la CIA perdiera «recientemente» el control sobre «la mayoría de su arsenal de ‘hackeo'».

Wikileaks destaca además que la CIA ha cobrado relevancia sobre otras agencias de inteligencia como la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés) por construir “no solo su infame flota de aviones no tripulados (drones), sino un tipo muy diferente de fuerza encubierta, que abarca todo el mundo, su propia flota de hackers».

Por otro lado, el portal de filtraciones también reveló que el Consulado de Estados Unidos en Frankfurt am Main, Alemania, sirve como centro de ‘hackeo’ de la CIA para Europa, Oriente Próximo y África.

Los documentos revelados constatan que a los hackers les expedían y entregaban pasaportes diplomáticos, logrando así cobertura del Departamento de Estado. Uno de los documentos es una lista de instrucciones para que los piratas informáticos de la CIA lleguen a Fráncfort. Por ejemplo, a la pregunta sobre la meta de la estancia en el Consulado se recomienda responder que se dedican a la asesoría técnica.

Con información de Sputnik, Reuters e HispanTV.


LEA CÓMO EL CREADOR DE WIKILEAKS DEDICÓ PARTE DE SUS MÁS RECIENTES LÍNEAS AL COMANDANTE CHÁVEZ


 JA

Artículos relacionados