Taxistas le ponen freno a España

Los taxistas de las principales ciudades españolas mantendrán la huelga mientras no alcancen un acuerdo con Fomento, aseguraron tras la reunión con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Pedro Saura.

El sector del taxi quiere que se limite el número de licencias de alquiler de vehículos con conductor (VTC), que utilizan empresas como Uber o Cabify.

Las asociaciones de taxistas han expresado al Ministerio de Fomento que no les basta la propuesta de transferencia de competencias a las comunidades autónomas que ofrece el Gobierno, sino que quieren una garantía de que ese traspaso se tenga que acoger al modelo de licencia urbana que aprobó Barcelona. De otra forma, amenazan con que el problema se extenderá a 17 comunidades autónomas en lugar de resolverse.

A la huelga de taxis, que comenzó en Barcelona y se extendió a Madrid, ya se han sumado las principales ciudades españolas.

Los trabajadores del sector mantienen el pulso en la calle, y miles de pasajeros y de turistas se han visto afectados.

La lucha entre los taxis “formales” y las nuevas líneas tipo Uber se han escenificado en otros lugares como Alemania y Brasil, principalmente.

El desencuentro se basa en los impuestos y relación de las líneas de taxis con el Estado o las instituciones del sector, a contramano de las casi inexistentes normativas para el alquiler de vehículo con conductor.

El transporte público español tiene una alta movilidad y un gran número de vehículos comerciales aunque el valor de la producción del sector es inusualmente bajo, al igual que el empleo que genera. Sin embargo, el número de empresas es muy alto.

A pesar de lo altamente expuesto de este paro, por su incidencia porcentual en el número de traslados no se puede considerar una “crisis” del sector transporte, ni mucho menos un debate entre el transporte privado y la autonomía.

Otros países de Europa atraviesan discusiones más trascendentes sobre el transporte público. Francia, por ejemplo, discute en este momento cambios severos que avanzan hacia la privatización de sus trenes, lo que impactaría sobre millones de pasajeros cada día.

ER

Leer más:

Verano español, sin alas ni ruedas

Artículos relacionados