Suenan tambores de guerra entre Cataluña y España

Según algunos especialistas internacionales, los actuales acontecimientos que desencadenaron la independencia de Cataluña de España están en un punto delicado, dadas las firmes posiciones de ambas partes han fijado que podrían estar al borde de un desenlace violento.

Con la proclamación de la independencia por parte de Cataluña y la posterior aplicación del artículo 155 de la Constitución española a manos del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, crecen proporcionalmente las probabilidades de una confrontación directa y violenta entre las fuerzas militares y el pueblo catalán.

República Catalana
Diálogo y ley no parecen suficientes entre los gobiernos catalanes y españoles.

Por un lado, el analista político John Wight, quien tilda al movimiento independentista catalán de separatista, afirma que están siguiendo un «camino peligroso», ya que Madrid ha tomado la determinación de impedir por la fuerza que se consolide soberanamente la República de Cataluña y «desatar la violencia contra civiles desarmados».

Esta afirmación la complementa Enric Folch, del movimiento Solidaritat Catalana per la Independència (Solidaridad Catalana por la Independencia), quien asegura que la ley no será suficiente y que el Gobierno de España no podrá solucionar la crisis únicamente invocando la ley, ya que a los catalanes «no les importa» la anulación de su autonomía.

«Seguiremos nuestra propia ley, nuestras propias instituciones, nuestra propia República Catalana», afirmó el activista.

En ese sentido, Folch sostiene que el tiempo de dialogo con Madrid ya pasó, y que luego del rechazo de «absolutamente todas las peticiones catalanas legitimas», lo único que podría hacer el gobierno español es «actuar por la fuerza».

República Catalana
Pueblo de la República Catalana tiene la determinación de ser libre y soberano.

Aunque el uso de la Constitución es importante según Wight, se opone a su aplicación como «justificación» para atacar a la población. El analista cree que España y Cataluña claramente se dirigen hacia un conflicto y que para evitar «tanques en las calles de Barcelona» (en referencia al carácter bélico de la crisis) ambas partes deben dar un paso atrás y dialogar.

Es fundamental también resaltar el papel que juega la Unión Europea (UE) en esta querella, y su responsabilidad ante cualquier posible acto de violencia, ya que ha demostrado su parcialidad al dar un espaldarazo a las acciones del Gobierno de Rajoy.

«Eso efectivamente le ha dado licencia a Rajoy para implementar estos métodos y medidas represivas», concluye Folch.

LM

«Minifestación» sobreruedas de unionistas en Cataluña

Artículos relacionados