¿Qué está pasando en Siria? ¿De quién son las armas químicas?

Una fuerte confrontación se da actualmente entre los gobiernos de Siria y Rusia, y los gobiernos de Occidente que adversan a Bashar Al-Asad, que culpan a éste de emplear armas químicas contra la población civil de su país, hecho negado categóricamente por Damasco.

La hipótesis que maneja Rusia es que el Ejército sirio bombardeó el martes unos arsenales donde los terroristas fabricaban sustancias tóxicas en Idlib, el oeste del país árabe.

«Según los medios rusos de control del espacio aéreo, ayer, entre las 11.30 y las 12.30, hora local, la aviación siria bombardeó en la zona de Jan Sheijun (en Idlib), un gran depósito de armamento de los terroristas», anunció este miércoles el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, citado por la agencia británica de noticias Reuters.

De acuerdo con el funcionario ruso, el lugar atacado era «un taller de fabricación de minas artesanales, con sustancias tóxicas» y ese arsenal de armas químicas estaba destinado a los grupos terroristas en Irak. «El uso de estos proyectiles fue confirmado tanto por las organizaciones internacionales como por las autoridades (iraquíes)», subrayó.

Entre las víctimas fatales se encuentran 20 niños y 17 mujeres.

Asimismo, luego de calificar de «falsas» las acusaciones de algunos países occidentales y de la oposición siria acerca de que las fuerzas sirias utilizaron armamento químico en esta localidad, Konashenkov recordó que esas mismas municiones químicas fueron utilizadas el año pasado por los llamados «rebeldes» sirios en la provincia noroccidental de Alepo.

“Los vídeos compartidos en redes sociales indican que los afectados en Jan Sheijun muestran los mismos síntomas de envenenamiento que las víctimas del ataque del pasado otoño en Alepo”, ha asegurado Konashenkov.

Este martes, tanto Moscú como Damasco rechazaron estar detrás del mencionado ataque que, conforme al último informe del opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), dejó 72 muertos.

Gobierno sirio alertó sobre armas químicas en manos terroristas

Hace unas semanas, Damasco entregó varios informes documentados a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el traslado de material tóxico a Siria por parte de terroristas.

Refiriéndose en concreto al ataque químico lanzado en Idlib, el vicecanciller sirio, Faisal al-Miqdad, precisó que los informes suministrados a la OPAQ y a la ONU ponían en aviso que organizaciones terroristas, incluido el Frente Al-Nusra (actualmente denominado Frente Fath Al-Sham y exfilial siria de Al-Qaeda) habían trasladado sustancias tóxicas al país.

En una entrevista concedida a la cadena libanesa Al-Mayadeen, Al-Miqdad señaló el martes que el nuevo escenario violento provocado por elementos terroristas en Idlib buscaba “mezquinas metas políticas” y “justificar” sus derrotas en los diálogos de Astaná (Kazajistán) y Ginebra (Suiza), así como en el campo de batalla en Alepo y Damasco.

“Sacrificar la vida de civiles sirios de esta forma para alcanzar metas políticas es una política mezquina”, aseveró el vicecanciller sirio, quien pidió al enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, que no esté del lado de los terroristas y que desempeñe el papel de un “mediador honesto” en este caso.

El gobierno sirio destruyó su arsenal de armas químicas junto a la OPAQ en 2014.

A juicio del diplomático sirio, los terroristas y sus patrocinadores en el Reino Unido, Francia, Turquía y Arabia Saudí son responsables de este crimen, pues, agregó, Ankara y Riad en particular, no dudan en utilizar cualquier arma para socavar la voluntad de los sirios lanzando acusaciones contra el Gobierno del presidente Bashar al-Asad.

Resaltó que Siria implementó todas las obligaciones de la OPAQ y que esa organización internacional así lo corrobora. Además dijo que el Ejército sirio no posee armas químicas y nunca ha recurrido a emplearlas, ni siquiera en las violentas batallas que ha tenido con los grupos terroristas.

 

Rusia seguirá defendiendo a Siria

El Kremlin dejó claro este miércoles que pese a los hechos en Idlib, no se ha socavado la determinación de Rusia para seguir apoyando a Siria y seguir luchando contra el terrorismo.

“La Federación Rusa y sus Fuerzas Armadas continúan sus acciones de apoyo a la operación antiterrorista para liberar el país (Siria) que realizan las Fuerzas Armadas sirias”, indicó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Aseguró que Moscú está “decidida firmemente” a continuar sus esfuerzos para combatir el terrorismo, pese al escaso compromiso internacional en la lucha contra este flagelo y que su país no tiene la culpa si sigue activo el terrorismo, ya que ello, según Peskov, se debe a la «falta de coordinación y cooperación internacional».

Este apoyo está siendo vital para Siria, no solo en la lucha contra el terrorismo, sino también el plano internacional, en vista a las acusaciones que emiten los gobiernos occidentales, encabezados por Francia, Reino Unido y Estados Unidos, principalmente, que ha reiterado su deseo de intervenir directamente en Siria para derrocar a Al-Asad.

Muestra de este apoyo ruso vital fue el intenso debate que se vivió este jueves en la sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), convocada por Estados Unidos ante lo ocurrido en Idlib.

Los tres países occidentales plantearon en el CSNU un proyecto de resolución para condenar el supuesto ataque con gas tóxico del martes, cuya autoría, según estos países, es del gobierno sirio.

Al respecto, el vicembajador ruso ante la ONU, Vladimir Safronkov, enfatizó que la situación en Siria se agravó más cuando el expresidente estadounidense Barack Obama amenazó con una acción militar contra Siria, si se cruzaban las «líneas rojas».

EE.UU. señaló que podría invadir el país árabe.

Tal medida de Obama «fue el punto de partida de futuras provocaciones de terroristas para el uso de armas químicas con el fin de desacreditar a Damasco y crear un pretexto para el uso de una fuerza militar contra un Estado soberano», explicó el funcionario ruso.

Safronkov calificó de «poco seria y desequilibrada» la propuesta de la resolución antisiria, en la que los mencionados países occidentales exigen una completa y pronta investigación sobre el ataque en Jan Sheijun, pero que de forma adelantada, ya adjudican contra el gobierno de Al-Asad.

En el documento planteado se estipula que los resultados de las pesquisas deberán presentarse como máximo en un plazo de 30 días.

A criterio del diplomático ruso, Occidente siempre ha buscado imponer un cambio de régimen en Siria y, esta vez, intenta aprovecharse del tema de las armas químicas.

Tras el fracaso de la reunión, Estados Unidos ha amenazado con emprender acciones unilaterales en Siria si la ONU no responde al ataque químico.

El gobierno estadounidense ya ha mentido con anterioridad sobre la tenencia de armas de destrucción masiva para justificar sus invasiones y agresiones militares. En 2003, acusó al régimen de Saddam Hussein de poseer armas de destrucción masiva para invadir al país, para luego afirmar que sus acusaciones eran mentira y que el informe sobre el cual se fundamentó su decisión era falso.

Con información de HispanTV

JA

Artículos relacionados