Puigdemont no se salvará de ser extraditado a España

La Fiscalía alemana decidió pedir que se extradite a España al ex presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, por los delitos de rebelión y malversación, mientras permanece en prisión por riesgo de fuga. Así lo explicó a la prensa local una portavoz del fiscal, que había aplazado su decisión debido a la Semana Santa.

Puigdemont permanece detenido en una prisión de Neumünster, al norte de Alemania, desde el pasado 25 de marzo, cuando fue arrestado por la policía local mientras se desplazaba en coche desde Finlandia hasta Bélgica.

En el comunicado, la Fiscalía del estado alemán Scleswig-Holstein afirma que la acusación de rebelión incluía el haber organizado un referéndum anticonstitucional asumiendo que se podrían esperar disturbios violentos.

La defensa legal del expresidente trata de desmontar el cargo de rebelión alegando que parte de la base de que la euroorden de España contra Puigdemont es «imprecisa y superficial». Los abogados de Puigdemont tratarán de demostrar que el delito de «alta traición» que contempla la legislación penal alemana no es equiparable a la rebelión que recoge la española y buscarán que sea extraditado por malversación, que es castigado con penas mucho más livianas.

Tras el anuncio de la Fiscalía, que asume la posición de la Justicia española, comienza el proceso de extradición, sobre el que deberá pronunciarse el Tribunal Superior de Schleswig-Holstein en un plazo máximo de 60 días, aunque excepcionalmente podría extenderse algo más.

ER

Artículos relacionados