Me voy de vacaciones con perro y gato

Después de un año completo lleno de estrés, muchos retos, dificultades superadas y batallas ganadas, llegan las esperadas vacaciones. El asueto navideño es, sobre todo, la época por excelencia para compartir en familia. Incluso con antelación de varios meses hacemos planes sobre el mejor destino para pasar unos merecidos días de relax. Sin embargo, algunos de esos planes se ven frustrados porque muchos se olvidan de un pequeño -pero gran- detalle: ¿qué hacer con el perro y el gato?

Pasar unas divertidas vacaciones junto a sus consentidos animales de compañía es el sueño de muchas familias. Pero, a pesar de que Venezuela posee innumerables destinos gracias a su privilegiado clima y variedad de paisajes y que, además, se ha logrado un gran desarrollo turístico en las últimas décadas, no ha sido suficiente para encontrar destinos y servicios en los que perros o gatos sean bienvenidos. Así que no contar con un buen plan puede convertir esos ansiados días felices en momentos muy tensos o, simplemente, puede significar quedarse en casa.

Por eso, aunque ya apretados de tiempo, te brindamos información útil para planificar e irte de vacaciones con tu perro y gato y algunos tips para convertirlas en unas divertidas aventuras.

1- Buena salud, primero que nada.

La salud de nuestros compañeros es importante siempre, pero si hay planes de viaje es impostergable una cita al veterinario para chequear que no haya problemas. Las dosis de refuerzos de vacunas deben estar al día sobre todo si el plan incluye la movilización en transporte público (avión, ferry). En ese caso, las vacunas y desparasitaciones son obligatorias. Recuerda que, fuera de casa, cualquier lugar nuevo para el gato o perro significa el contacto con nuevos parásitos o virus (igual que para los humanos). Por eso, coméntale al médico a dónde tienes pensado llevar a tu amiguito de vacaciones para que pueda recomendarte desparasitantes internos y externos que prevengan cualquier amenaza. Por ejemplo, en las costas (playas) habitan algunos mosquitos que pueden provocar enfermedades como el gusano del corazón. Para prevenirlo existen productos que puede recetarte un especialista. No olvides que las líneas de transporte exigen una Guía de Movilización Nacional o de Exportación de Mascotas, según sea el caso, que se gestiona en el Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI) y para la cual se requiere que los animales gocen de buena salud. Las instrucciones para el trámite se pueden ubicar en este link http://www.insai.gob.ve/

2- Un buen destino es mejor si aceptan animales.

Aunque no lo creas, hay más posadas donde los animales son bienvenidos de las que te imaginas, solo hay que saber dónde buscar. Las posibilidades de encontrar alojamiento para toda la familia aumentan gracias a algunas páginas o buscadores de hoteles y posadas en Internet donde puedes filtrar la información que te interesa. Te recomendamos que no filtres con más de 3 estrellas, pues prácticamente ningún hotel grande permite animales. Así que intenta primero con las posadas y hostales. Lo ideal es buscarlos y reservar con suficiente tiempo, dos o tres meses antes inclusive. Ah, ¡y nunca olvides decir que vas con animales y menos si tienes alguno de talla extra grande! En el caso de que no tengas suerte en los buscadores puedes probar en foros o grupos relacionados con animales. En Facebook existen muchas comunidades, clubes de perros o aficionados que podrían recomendarte hospedajes con las condiciones que requieres.

Una plaquita con su identificación y el numero de su familia puede ahorrarte un buen susto
Una plaquita con su identificación y un número telefónico de contacto puede ahorrarte un buen susto

3- El transporte… ¡OMG!

Sí, el transporte suele ser el aspecto más complicado si no se cuenta con un vehículo propio, de un familiar o un amigo. Sin embargo, también existen posibilidades de traslado privado. Cada vez son más comunes los “taxis para mascotas” y se consiguen publicados en diferentes páginas de servicios en Internet. Las empresas de traslados por aire y mar también contemplan la movilización de animales. Sin embargo, debes consultar cuáles son las condiciones y los trámites que exigen. Como se señaló anteriormente, la Guía de Movilización Nacional es obligatoria. Lo cierto es que, cualquiera que sea la opción, debes tener en cuenta que lo más seguro y recomendable es que los animales viajen dentro de “kennels” o jaulas adecuadas. De hecho, las aerolíneas y transportes marítimos o terrestres exigen el uso de jaulas para brindarle a los animales la mayor seguridad y menor estrés posible, incluso si te lo llevas en tu propio vehículo.

Las líneas aéreas hacen traslados nacionales e internacionales de animales de compañía
Las líneas aéreas hacen traslados nacionales e internacionales de animales de compañía

4- La opción ‘quedarse en casa’ no siempre es mala idea

Después de todo, no hay como la comodidad del hogar. Si lo que se quiere es descansar, la casa es un lugar perfecto. Pero, no por quedarse en casa las vacaciones tienen que ser aburridas. Al contrario, se convierte en una oportunidad para hacer aquellas cosas que no nos da tiempo el resto del año (y no es precisamente hacer limpieza profunda del closet o la cocina). La recomendación es aprovechar para hacer paseos a sitios no muy lejanos donde nuestros animales puedan socializar y hacer amigos. Nuevamente, la opción de los clubes y comunidades animalistas son una buena alternativa. Muchos de ellos dictan talleres de obediencia básica para canes y organizan paseos muy accesibles donde puede participar toda la familia. También se puede disfrutar de un día al aire libre para disfrutar en parques y áreas verdes cercanas con toda la familia. En esos casos, los juegos con pelotas y ramas secas son los más divertidos para los perros y niños. Esos espacios ayudan a fortalecer vínculos entre los niños y animales y proporcionan muchos beneficios en lo conductual y afectivo. En fin, esta posibilidad puede convertirse en una experiencia muy divertida y enriquecedora si somos creativos.

5- Si tienes la posibilidad de viajar fuera de temporada, pues mejor

Es cierto que durante la temporada alta las cosas se pueden complicar porque no consigues reservar a tiempo, los pasajes y hospedajes son más costosos, hay mucha gente y no logras conseguir un sitio relajado, entre otras cosas. Por ello, si tienes la oportunidad, planifica unas vacaciones con tiempo durante épocas de baja demanda. Algunos beneficios de irte fuera de temporada son: mayor posibilidad de conseguir hospedaje y transporte, menor costo de los servicios y menos gente, lo que te permite un mayor relax.

perro-playa
Una playa solo para tu familia es un lugar perfecto para que los animales puedan correr y jugar bajo supervisión

6- Nuestro buen comportamiento garantizará mejores vacaciones

Finalmente, si te vas de viaje, sigue siempre las normas de convivencia de los espacios que visites. Recuerda que no a todas las personas les gustan los animales y por ello hay que respetar los espacios permitidos y no incomodar a los demás. No olvides nunca vigilar a tus animales de compañía: no los dejes solos en áreas comunes y tampoco los dejes encerrados en habitaciones si sabes que lloran o tienen comportamientos inadecuados, llévalos siempre con collar y paseador, colócales una plaquita de identificación con tu número de teléfono, recoge siempre sus desechos y, si llegasen a romper o dañar algo, trata de reponerlo. Mientras mejor nos portemos, cuidemos los espacios y también vigilemos el comportamiento de nuestros animales de compañía, más posibilidades tendremos de encontrar más opciones para compartir con ellos.

T/MP

Artículos relacionados