Más de 90 arrestados por protestas violentas contra Trump

Más de 90 personas fueron detenidas durante protestas violentas en el centro de la ciudad de Washington, mientras transcurría la investidura del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Las concentraciones anti-Trump de la organización Disrupt J20 llegaron a tener aproximadamente 500 personas y empezaron temprano en el día, antes del acto central de traspaso de poder y fueron calentándose mientras avanzaba la jornada.

Gran parte de las protestas se dieron de forma pacífica hasta que aparecieron pequeños grupos violentos cerca del mediodía, que comenzaron a bloquear algunos puntos de la ciudad por donde pasaría la caravana presidencial. También dañaron las fachadas de varios locales como McDonald’s y Starbucks, así como algunos agencias bancarios.

La policía, equipada con equipos antimotines, respondió con bombas lacrimógenas, granadas aturdidoras y gas pimienta. Fue en ese momento cuando se dieron la mayoría de las aprehensiones.

En trasmisiones en vivo por la cadena CNN se pudo observar cómo algunos oficiales lanzaban granadas aturdidoras a pequeños grupos de protestantes, a veces sin ninguna provocación aparente. También se pudo apreciar cómo algunos de los manifestantes encendían en llamas contenedores de basura y otros lanzaban piedras y objetos contundentes a la policía.

Las concentraciones pacíficas, alejadas de los focos de violencia, coreaban consignas contra Trump, contra la deportación de inmigrantes y contra el racismo.

No obstante, la caravana presidencial transcurrió sin ningún sobresalto y el presidente Trump bajó en tres ocasiones del vehículo blindado presidencial para caminar junto a su familia y saludar a sus seguidores.

JA

Artículos relacionados