La derecha los hace y el nacionalismo los junta

Después de impulsar a su partido hasta llegar al Gobierno italiano, el líder ultraderechista Matteo Salvini aspira ahora crear una Liga nacionalista en Europa, según se discutió en el encuentro anual de su formación política, desarrollado en la localidad lombarda de Pontida (norte).

El «capitán» Salvini celebró ante sus seguidores los triunfos electorales como nuevo ministro del Interior y vicepresidente del Ejecutivo -que controla junto a los populistas del Movimiento Cinco Estrellas-.

«El objetivo es cambiar Europa y dar voz a los decepcionados por sus políticas económicas”, arengó el político de 45 años se presentó descamisado y eufórico.

Salvini arremetió contra la Unión Europea porque según él los países de la región no habían estado tan enfrentados como ahora y apostó por una liga de ligas “que reúna a todos los movimientos libres, orgullosos y soberanos que quieran defender a su propia población y el bienestar de sus hijos»

«Solo si las ideas de la Liga llegan a Francia, Alemania, España, Polonia, Austria, Hungría, Dinamarca o Portugal, esta Europa tendrá la esperanza de existir», aseguró.

 

En Europa Salvini cuenta con aliados como la líder del Frente Nacional Francés, Marine Le Pen, o el dirigente ultraderechista holandés Geert Wilders, entre otros.

Adelantó que emprenderá su recorrido a nivel continental desde el próximo año, cuando se celebran elecciones al Parlamento Europeo.

De verbo encendido, Salvini ninguneó a la izquierda, criticó a los periodistas y prometió defender «el derecho de los niños a tener una mamá y un papá». Además, dijo que la acogida de inmigrantes debe ser “en la medida de lo posible”.

ER

Italia respaldó el discurso xenófobo de la Liga

Artículos relacionados