La abstención como castigo a la MUD en Venezuela

Tras los resultados de las elecciones regionales del 15 de octubre en Venezuela dirigentes y voceros de la MUD se reprochan sus decisiones profundizando las divisiones en la alianza derechista. Unos dicen que la abstención los afectó, otros señalan que sus seguidores votaron en rechazo a las guarimbas. Ambos factores parecieran ser parte de la misma ecuación.

Aunque algunos dirigentes han recurrido a la vieja estrategia de cantar fraude, otros han reconocido la confiabilidad del sistema electoral y han apuntado las causas del fracaso hacia otros flancos. Tal es el caso del ex dirigente de UNT, Enrique Ochoa Antich, quien explicó que con 14 auditorías en presencia de técnicos de la oposición sería imposible un fraude. Ochoa Antich achaca la derrota a los dirigentes que llamaron a la abstención, acción que emprendió María Corina Machado.

Por otro lado Ochoa Antich destaca que la arremetida violenta que mantuvo encendidas las guarimbas durante más de 100 días en el país, restó votos a un electorado que después de meses de zozobra y adoctrinados por un discurso violento fueron convocados a las urnas en un un ‘golpe de timón’ que -de forma contradictoria- llevaba la lucha de la calle violenta al terreno pacífico y electoral.

Los más radicales consideraron esa estratagema como una traición a la insurrección, mientras otros notaron la hipocresía de llamar a votar a un proceso que luego desconocerían.

Una opinión similar esgrimió el ex secretario general de la MUD, Jesús “Chuo” Torrealba, quien dijo en una entrevista que “la dirección tiene que asumir que no funcionó (…) se equivocó en la cosa insurreccional, se equivoca en la cosa electoral y en vez de decir ‘nos equivocamos’, pues no, estaba mala la estrategia».

A esta debacle política hay que sumar que el fracaso de las gestiones opositoras también promovieron la abstención

Machado por su parte insiste en que la vía para derrocar al presidente Nicolás Maduro no es la electoral sino la insurreccional y reconoció en una entrevista a CNN que hay diferencias en la MUD y lo único que tienen en común los dirigentes es que “Maduro se tiene que ir”.

La división y falta de estrategia dentro de la coalición derechista se evidencia en cada alocución, pero lo que más les perjudicó en las regionales fue precisamente el llamado a las calles que acabó con la vida de muchos de sus propios militantes. Mientras del otro lado de la escena política ocho millones de venezolanos demostraron su talante pacífico al votar el 30 de julio por la Constituyente propuesta por el presidente Nicolás Maduro.

KP

Artículos relacionados