Chávez: mirada permanente al futuro

“Por ahora”, dos palabras, una frase que marca un momento histórico del país y que encierra una carga emocional importante para el pueblo venezolano. La frase del líder de un levantamiento militar contra la opresión que desde ya vislumbraba que los objetivos si serían alcanzados, pero no en ese momento.

Hugo Chávez, líder de la revolución bolivariana que desde hace 17 años protagoniza Venezuela es reconocido como un visionario. Los hechos así lo demuestran.

Al inicio de su primer mandato como presidente de Venezuela,  en el año 1999, ningún país miembro de la Organización de Países exportadores de Petróleo hubiera apostado a que esa instancia tendría algún impacto en las decisiones sobre el comercio del crudo en el mundo y el papel que juega en la geopolítica internacional.

Sin embargo, una de las primeras acciones de Chávez fue convocar a la segunda cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Opep desde su fundación en 1975. Acompañada de otras acciones emprendidas por el líder venezolano, esta medida dio un impulso a los precios del petróleo y a la soberanía de los países productores y exportadores, cuyo efecto se reflejó en los precios internacionales. Cada barril de este recurso no renovable se vendía en 7 dólares (Venezuela), y llegó a recuperarse hasta pasar los 100 dólares por barril.

«Chávez es un hombre visionario que ha provocado un resurgir en los pueblos latinoamericanos» dijo el expresidente hondureño Manuel Zelaya tras llegar al país para participar en una cumbre de la Alternativa Bolivariana de los pueblos de Nuestra América (Alba).

Efectivamente, en el ámbito geopolítico, también vislumbró un destino común para América Latina como única forma de salir de la dominación imperial que ejerció Estados Unidos una vez fracasado el Congreso Anfictiónico de Panamá debido a las conspiraciones del norte y que se concretaron con el nacimiento de la Organización de Estados Americanos.

Había nacido otro intento de dominar este lado del continente: el Área Libre de Comercio de las Américas, propuesta de EEUU para eliminar barreras arancelarias, pero que en realidad escondía la eliminación de la competencia para que América del Norte pudiera vender sus productos donde quisiera y la erradicación de la soberanía de las naciones del continente sobre sus economías.

En Mar del Plata, Argentina, Chávez junto a otros dos visionario: Fidel castro y Néstor Kirchner sepultaron la iniciativa y vieron nacer el Alba.

De igual forma Hugo Chávez puso la piedra fundacional de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), como instancias para contrarrestarlas pretensiones de dominación y asegurar la unidad de las naciones que hoy se proclaman como territorio de paz.

¿Qué hubiera sido de Bolívia y Ecuador si Unasur no hubiera frenado los intentos de golpes de Estado que se gestaron con apoyo de las embajadas estadounidense en ambos países?

Otro claro ejemplo puede vislumbrarse en la última campaña electoral de Hugo Chávez para la reelección como Presidente de la República. Su programa de gobierno no consistía en promesas populistas para conquistar votos, sino de objetivos históricos.

Consolidar definitivamente la independencia y la soberanía del país, preservar la vida del planeta y contribuir en la construcción de un mundo multipolar forman parte de esa agenda que hoy, es Ley de la República.

En este contexto, su última aparición pública, de la que hoy se cumplen 4 años, estuvo cargada de un simbolismo sin precedentes. Chávez, contra la opinión de su equipo médico y su alto mando político regresó a Venezuela para pedir que en caso de no poder regresar a continuar su mandato por una “situación sobrevenida”, el pueblo eligiera a Nicolás Maduro, al frente de la presidencia.

Maduro, un líder sindical que fue presidente de la Asamblea Nacional y canciller de la República, y que acompañó la gestión de Chávez desde su primera elección.

Desde un acto en apoyo, al actual presidente, Nicolás Maduro, desde Estado Yaracuy, el diputado Diosdado Cabello hizo referencia a esa alocución; “ el comandante Chávez hizo lo correcto al venir aquí y hablarle a su pueblo y su pueblo asumió tal cual sus palabras. Nosotros quieridos hermanos a 4 años de esa fecha, debemos rendirle tributo al comandante Hugo Chávez”, dijo.

Recordó el llamado  a la unidad que hiciera ese día el líder bolivariano pues avizoró que vendrían momentos difíciles  para el país que tratarían de aprovechar quienes se opusieron desde siempre a un gobierno popular.

“Hoy 4 años después tenemos que decirle comandante Chávez, nosotros no te vamos a fallar aquí está tu pueblo en la calle defendiendo la revolución bolivariana” enfatizó Cabello.

JS

Artículos relacionados