Candidatura fallida de Turull activa el reloj de las elecciones en Cataluña

Según la Ley, que se activó con la investidura fallida de Jordi Turull, si una vez transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura ningún candidato hubiera sido elegido, el Parlamento catalán quedará disuelto automáticamente y el presidente de la Generalitat convocará elecciones inmediatas.

Sin embargo, el candidato cuenta aún con una segunda oportunidad: que el juez del Tribunal Supremo no dicte contra él prisión provisional y que el parlamento vote mayoritariamente a su favor.

Previsiblemente, tras el fracaso de Jordi Turull, las fuerzas independentistas optarán por designar próximamente otro candidato. La que más suena es Elsa Artadi, la portavoz del grupo parlamentario de Junts per Catalunya y persona muy próxima a Carles Puigdemont.

Pero si en las próximas semanas ningún candidato fuera investido, el 22 de mayo se disolvería la Cámara y Mariano Rajoy, que tiene asumidas las facultades propias del presidente de la Generalitat desde el momento en que se activó el artículo 155, convocaría nuevas elecciones en Cataluña, que deberían celebrarse entre el 1 y el 21 de julio.

Un día después de la fallida investidura, Turull, así como la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y los exconsellers Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa, fueron condenados por el juez Pablo Llarena del Tribunal Supremo de España a prisión incondicional por el delito de rebelión.

ER

«Minifestación» sobreruedas de unionistas en Cataluña

Artículos relacionados