Abogados denuncian creación de impedimentos ilegítimos contra Lula

Los abogados de la defensa del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva denunciaron este sábado el empecinamiento en crear impedimentos jurídicos artificiales e ilegítimos para impedir su participación en las elecciones de 2018, informa Prensa Latina.

“Lo que importa a (la operación anticorrupción) Lava Jato es abrir numerosos procedimientos y acciones penales, a fin de desprestigiar la imagen del ex dignatario y retirarlo de su actividad política cotidiana”, explican los letrados.

El juez Vallisney de Souza Oliveira, de la Décima Sala Federal de esta urbe, aceptó el viernes la denuncia presentada por el Ministerio Público Federal (MPF) contra el ex gobernante y su hijo Luiz Cláudio Lula da Silva, por presuntos delitos de tráfico de influencia, lavado de dinero y organización delictiva, convirtiéndolos en reos.

Según la acusación de la Policía Federal, Lula, su hijo y otras personas participaron en negociaciones irregulares para la adquisición de dos cazas suecos Gripen y para la aprobación de una medida provisoria que prorrogaba los incentivos fiscales para montadoras de vehículos, lo cual es negado por la defensa.

La aceptación de la denuncia contra Lula y su hijo, que los abogados calificaron de frívola, coincidió con el cierre del ciclo de testimonios en el proceso que se sigue contra el ex presidente en una acción penal referida a la supuesta propiedad de un apartamento triple en Guarujá, sin que ninguno de los testigos pudiera confirmar la acusación.

Sobre esta última audiencia, los defensores de Lula particularizaron en el caso del excelador del edificio Solaris (donde se ubica el inmueble) José Afonso Pinheiro, quien no fue capaz de presentar ningún elemento que comprobara que Lula fuera el dueño del apartamento, dijeron.

Los letrados recordaron que la fama que alcanzó el caso estimuló la naciente carrera política de Pinheiro, quien registró su candidatura por el Partido Progresista (PP) como ‘Afonso, celador del tríplex’.

Pinheiro -subrayaron- llegó a ofender a Lula y sus abogados sin que fuera reprendido por el juez Sergio Moro, quien por el contrario al término de la audiencia pidieron “disculpas” al testigo como si se tratara él del ofendido.

Este hecho se suma a otros episodios que evidencian la parcialidad de Moro en el juzgamiento del ex presidente, denunciados ya desde julio pasado ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, recordaron.

Con la aceptación de la denuncia de la Policía Federal, Lula se convirtió en reo de tres acciones penales. Las otras dos están relacionadas con el supuesto intento obstruir las investigaciones da Lava Jato, y a contratos obtenidos en Angola por la empresa de ingeniería Odebrecht.

Artículos relacionados